Recuerdos, reflexiones y despedidas

Se acaba un curso. Ha sido un curso, sin duda, extraño, confinado, a medias. Un curso que no nos permite darnos abrazos de despedida, ni celebrar las graduaciones (que han sido muchas, ¡enhorabuena!), ni llorar por las pérdidas o los malos ratos… Un año difícil, sin duda.


Sin embargo, también ha habido muchísimos momentos buenos: programas de radio, obras de teatro, tertulias literarias con los mayores del centro de Puente de Vallecas, grupos interactivos, visitas a museos, lectura de cuentos a las niñas y niños del CEIP Eduardo Rojo… risas, aprendizajes, acompañamiento, y mucho compromiso por parte de las profesoras y profesores que hemos formado parte de este claustro del IES Vallecas Magerit este año. Porque creemos firmemente que la escuela pública es algo más que un lugar para impartir contenidos, algo más que un edificio… es una comunidad, un espacio de encuentro, donde se puede hacer realidad la justicia social y la redistribución. Es una garantía de democracia. Como lo creemos firmemente, hemos trabajado a destajo, a veces acertadamente, otras a lo mejor no tanto, por defender el derecho a la educación de todo nuestro alumnado.

Y es un curso de despedidas. Después de doce años en este centro, me voy a otro. Voy a echar mucho de menos las calles de Vallecas, los corrillos de todas las nacionalidades a la puerta del instituto, todos los acentos y los dialectos del español en las clases. ¡He disfrutado tanto y me llevo tanta reflexión y tantos recuerdos!

Como no puedo destacarlos todos, voy a tomar prestados algunos de los trabajos de mi alumnado de 4ºB de este año, confinados todavía, con la sensibilidad necesaria para hacerme pensar, y ayudarme a crecer.

¡Gracias!

Berta Iglesias Varela